Lectura diaria de la Biblia

22 de septiembre de 2022

Salmos 49 (DHH)

La renovadora Palabra de Dios: Sabiduría

Introducción

Salmos 49: Escrito en la tradición de la sabiduría, el escritor del salmo insta a su audiencia a no poner demasiado énfasis en las riquezas. Aun cuando todas las personas mueren —tanto ricos como pobres—, el escritor da testimonio de que el poder de Dios es mayor que el poder de las riquezas.

Lectura para hoy

El dinero no lo es todo

(1) Del maestro de coro. Salmo de los hijos de Coré.

49 (2) Oigan bien esto,
pueblos y habitantes de todo el mundo,
(3) lo mismo los ricos que los pobres,
lo mismo los poderosos que los humildes.
(4) Voy a hablar con sabiduría
y expresaré pensamientos profundos;
(5) pondré atención a los refranes,
y diré mi secreto al son del arpa.

(6) ¿Por qué voy a tener miedo
cuando vengan los días malos,
cuando me encuentre rodeado
de la maldad de mis enemigos?
(7) Ellos confían en sus riquezas
y se jactan de sus muchos bienes,
(8) pero nadie puede salvarse a sí mismo
ni pagarle a Dios porque le salve la vida.
(9) ¡No hay dinero que pueda comprar la vida de un hombre,
(10) para que viva siempre y se libre de la muerte!
10 (11) Pues se ve que todos mueren por igual,
lo mismo los sabios que los tontos,
y se quedan para otros sus riquezas.
11 (12) Aunque dieron su nombre a sus tierras,
el sepulcro será su hogar eterno;
¡allí se quedarán para siempre!

12     (13) El hombre no es eterno, por muy rico que sea;
    muere lo mismo que los animales.

13 (14) Así acaban los que en sí mismos confían;
así terminan los que a sí mismos se alaban.
14 (15) Para esa gente, la muerte es el pastor
que los conduce al sepulcro
como si fueran ovejas.
Cuando llegue la mañana,
los buenos triunfarán sobre ellos;
su fuerza irá decayendo
y el sepulcro será su hogar.
15 (16) Pero Dios me salvará del poder de la muerte,
pues me llevará con él.

16 (17) No te inquietes si alguien se hace rico
y aumenta el lujo de su casa,
17 (18) pues cuando muera no podrá llevarse nada,
ni su lujo le seguirá al sepulcro.
18 (19) Aunque se sienta feliz mientras vive,
y la gente lo alabe por ser rico,
19 (20) llegará el día en que se muera,
y no volverá a ver la luz.

20     (21) El hombre no es eterno, por muy rico que sea;
    muere lo mismo que los animales.

Versículo clave de hoy: Salmos 49:7, 8

Nadie puede salvarse a sí mismo ni pagarle a Dios porque le salve la vida. ¡No hay dinero que pueda comprar la vida de un hombre!

Reflexiona

¿Dónde encaja la riqueza en la lista de cosas que son importantes en tu vida? ¿Qué te parece lo que el salmista dice respecto a las riquezas? ¿Por qué, de acuerdo al salmista, no debes envidiar a quienes tienen riquezas (versículos 16, 17)? ¿Cuál es el mensaje central de este salmo?

Ora

Señor Dios, llena mi vida con el tesoro de tu Palabra a fin de que pueda vivir correctamente. Saca de mí el deseo de querer los bienes que el mundo ofrece y ayúdame a sentirme satisfecho con descansar en ti y tu Palabra solamente. Oro en tu santo nombre. Amén.

Lectura para mañana

Proverbios 10:1-32: La gente buena será bendecida.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo